En cadenas

Aún recuerdo tu sonrisa cuando cantabas y mirabas con cariño la luz del día. Aún recuerdo que mi mundo por ti giraba y que este ya no sonríe como sonreía.   Incluso así, pienso en otra oportunidad que haga que mi alma no sienta más pena. No solo quiero, sino que deseo ver el mar,... Leer más →

Ni contigo ni sin ti

Ni contigo ni sin ti.   Porque contigo ansío ser libre, convertirme en fénix y salir volando por la ventana de tu habitación sin dejar rastro.   Y sin ti, las plumas de mis alas caen al suelo marchitas cuales hojas de un fresno en otoño, que se hace eterno sin tu calor.   Ni... Leer más →

Reescribiendo juventud

Frente a nosotros un universo de posibilidades Tan grande que da un poco de miedo Un mundo entero por conocer, por vivir, por sufrir Un mundo entero al que enseñar que juventud no rima con ineptitud Un mundo entero al que decir estoy aquí y valgo más que la nota que el sistema me quiera... Leer más →

Cuerdas

Las palmas de mis manos están dañadas. Quemadas por haber sujetado las cuerdas que me ataban. Amoratadas. En carne viva. Ensangrentadas. Con astillas. Y ahora que ya no las sostengo, las heridas escuecen. Me seco las lágrimas con el dorso de las manos. Aun así, el aguasal penetra en las llagas y arde. Grito. Siempre... Leer más →

Luna

Hoy he mirado a la luna con intención de verte a ti.   Escuché una brisa anoche. No supe cómo ni dónde. Sentí un silbido agudo. Pero espera, ya estoy mudo.   Desperté sin querer nada, no supe dónde buscarte. Rehúye esta pasión manchada, no sé si quiero besarte.   Esta noche amarga y dulce,... Leer más →

Ellos

Ellos eran, hielo y fuego. Cuando sus cuerpos se unían, se fundían en la adversidad. Una adversidad apacible, pues la distancia no cabía entre ellos. Ellos, luz y sombra. Ella, la luz que alegraba su penumbra. Él, la oscuridad que consumía su paraíso. Ellos eran, cielo y tierra. Él, un ser errante, sin vida. Ella,... Leer más →

Tiempos muertos

Cuando todo hiela y nada abrasa. Cuando todo ahoga y nada salva. Cuando los abrazos se convierten en jaulas, las manos en cuchillos, y las caricias en puñaladas. Cuando los besos se tornan moratones, y la saliva en veneno. Entonces los colores se marchitan, la luz se apaga, y las rodillas tiemblan. Un llanto mudo... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑