La verdad del poder

Salí enfrente de todos, contraje saliva, respiré hondo y dije lo que me habían puesto en un papel. Al día siguiente hice lo mismo, al otro también…

Era un bucle que se repetía sin fin, mientras todos me miraban con cara de esperanza, con una confianza inaudita en mis palabras, yo leía lo que los entes querían que dijese. Era el referente del pueblo y, a su vez, contribuía como ningún otro en su engaño.

Mientras volvía a casa uno de estos repetitivos días, me planteé qué era lo que estaba haciendo realmente. No eran mis palabras las que escuchaban, sino las de aquellas personas que escribían los textos. Yo era un mero títere, una simple marioneta y lo peor de todo era que estaba aceptando serlo.

Todo lo que decía era mentira, únicamente servía para engañar a la multitud tan grande que me escuchaba. Esa era mi función, yo no servía para ninguna otra cosa en ese mundo.

Cada vez me sentía más desolado, más triste, más solo… Mi interior ya se encontraba tan podrido y oscuro que no aguantaba seguir engañando a esas pobres personas, ¿por qué no contarles la verdad?

En otro día como cualquier otro, subí al atril para emitir mi correspondiente comunicado. Cuando todo el mundo estaba en silencio, cuando todos estaban atentos, me dispuse a contar la verdad.

En ese momento, mi madre me gritó que bajara a cenar, guardé la partida y apagué la consola. La verdad es algo misterioso, algo intangible, algo… que ni el mismo dueño del videojuego conoce.

Juan Carlos Casas

Ilustración realizada por Moon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: