Y

Sueño con encontrarme en otros brazos,

como alguna vez lo hiciera en los tuyos.

Primeros amores hubo muchos,

hasta que llegó tu nombre,

al que nunca pude hacer mío,

por más que lo escribiera.

 

Mas sí a tus abrazos,

tu calor era mío por un instante.

Hincaba mi nariz en tu ropa,

buscando como Grenouille el perfume perfecto.

Ahora compruebo con temor

que he olvidado a qué hueles.

 

Tus brazos mis paredes,

tu cabeza mi techo.

Suelo nunca hubo,

pero por primera vez tenía un hogar.

Un hogar que no me pertenecía.

Un futuro que jamás llegaría a ser.

Un presente que ni siquiera existió.

A pesar de todo,

yo me sentía en casa por medio minuto

y con eso me bastaba.

Midoblebeta

Dibujo poema
Ilustración realizada por Moon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: