En cadenas

Aún recuerdo tu sonrisa cuando cantabas

y mirabas con cariño la luz del día.

Aún recuerdo que mi mundo por ti giraba

y que este ya no sonríe como sonreía.

 

Incluso así, pienso en otra oportunidad

que haga que mi alma no sienta más pena.

No solo quiero, sino que deseo ver el mar,

si así consigo dejar atrás la vergüenza

de haberme enamorado de ti, y no basta

escribir dos mil libros y doscientos poemas,

si el amor que por ti llegué a tener

ahora pertenece a un espíritu en cadenas.

 

Esta vieja loca enamorada se despide,

mano en pecho, corazón en boca y alma en pena.

Celia Marín

 

imagen poema
Ilustración de Francisco Ariza a partir de la obra de Mo ganji

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: