Ellos

Ellos eran, hielo y fuego.

Cuando sus cuerpos se unían,

se fundían en la adversidad.

Una adversidad apacible,

pues la distancia no cabía entre ellos.

Ellos, luz y sombra.

Ella, la luz que alegraba su penumbra.

Él, la oscuridad que consumía su paraíso.

Ellos eran, cielo y tierra.

Él, un ser errante, sin vida.

Ella, el ángel que devolvía el pulso a su corazón.

Ellos eran, calma y disturbio.

Ella, la paz que sostenía la impaciencia de él.

Él, la desesperación que rompía la tranquilidad de ella.

Ellos eran, polos opuestos. Edén e infierno.

Él la arrastró a las profundidades,

y ella consiguió eliminar sus pecados.

Ellos eran, blanco y negro.

Cuando sus corazones entraron en guerra,

encontraron el equilibrio de sus vidas.

Porque sin saber de qué estaban hechas las almas,

entendieron que las suyas eran una sola.

Porque ellos eran uno,

y nadie perturbaría la armonía

que descubrieron en mitad del desastre.

Porque ellos lograron vivir en el ojo del huracán.

Él por ella y ella por él.

Solo ellos.

Nuria Gómez

imagen poema Nuria
Ilustración realizada por Midoblebeta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: