Light of the seven

Nos encontramos ante una pieza culmen de uno de los episodios de la serie Juego de tronos: “Vientos de invierno”. Lo protagonizan 3 voces (instrumentos) principales: el piano (un instrumento poco convencional en la serie, dado que no se suele utilizar para ambientar el tono medieval de la misma), el violonchelo y el órgano.

Lo primero que escuchamos en esta composición es el piano, que al ser un instrumento tan inusual en la banda sonora de la serie, nos advierte de que hay algo extraño y fuera de lugar en la pieza (y en la escena a la que acompaña). Comienza tocando la melodía principal, bastante repetitiva y melódica, predecible y apacible.

imagen definitiva música I

Acto seguido, continúa sonando el piano y se introduce el violonchelo, pero en vez de seguir el ritmo del piano sigue otro, más concretamente el de “Rains of Castamere”, que más tarde se adaptará al ritmo del piano y desaparecerá, volviendo a crear la ilusión de tranquilidad al escuchar solamente al piano. Esta tranquilidad se desvanece rápidamente en el momento en el que el piano comienza a tocar acordes de dos notas con mucho tiempo entre ellos, generando así tensión e incertidumbre. Un breve silencio, y el primer desenlace de la obra, introduciendo un coro infantil al son del piano al ritmo con el que inició la pieza, volviendo a dar la impresión de que todo sigue igual que antes y el piano sigue al mando.

Vuelve a entrar el violonchelo tras dos minutos desaparecido, quitándole el protagonismo al piano rápidamente, hasta el punto de apoderarse de los coros que acompañaban al piano y ahora acompañan al violonchelo. Mientras tanto, un órgano toca las notas que antes cantaba el coro, intentando devolverlo a su estado anterior pero fracasando, pues consigue darle más protagonismo aún al violonchelo, que se impone cada vez más.

imagen definitiva música II

Tras otro breve silencio, vuelve el órgano, nervioso y alterado, tocando dos notas y posteriormente volviendo a la melodía anterior del coro, pero más frenético. El violonchelo le contesta rápidamente, se impone con acordes del piano, y ambos dejan de sonar para que el piano vuelva al inicio, inalterado, como si no hubiera presenciado nada de lo que acaba de ocurrir, aunque esto dura escasos 15 segundos, ya que el violonchelo reproduce el ritmo del piano y éste deja de sonar, dando así el protagonismo al instrumento que lleva imponiéndose todo el rato y en cierto momento lo acompaña adaptándose al violonchelo al que antes se enfrentaba.

En un momento más de silencio, vuelve el órgano, apresurado, nervioso, y en un último intento por tomar el control, a lo cual responde el violonchelo con un tono más rápido, acompañado y recibiendo el apoyo de una sección de cuerda, pero esta armonía se rompe y el violonchelo cede protagonismo, dejando a la sección de cuerda tocar un tema (concretamente el tema propio de Juego de Tronos), para mostrar el dominio absoluto que tiene sobre la canción.

imagen definitiva música III

Finalmente, el violonchelo y el órgano quedan relativamente equilibrados, en un ritmo frenético y descontrolado, pero la sección de cuerdas desequilibra una vez más el tablero para el lado del violonchelo, siendo este instrumento lo último que escuchamos, dando por última vez las 6 notas que lleva repitiendo toda la composición, y concluyendo con un silencio abrupto.

Aritz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: