Las redes sociales y nuestras relaciones

“En el pasado eras lo que tenías, ahora eres lo que compartes”

(Godfried Bogaard)

Nos han dotado con unas herramientas de las que ninguna otra generación había tenido conocimiento alguno: las redes sociales. Una nueva era en el terreno de la comunicación que ha cambiado nuestra forma de entender el mundo. Podemos conectarnos con cualquier otra parte del planeta, pero… ¿cuánto te han alejado de las personas que tienes al lado?

Parece inconciliable que algo que te acerque te esté alejando al mismo tiempo. Mirar a los ojos es extraño, hablar frente a frente es abrumador, tocar una piel ajena es anómalo. Nuestra sociedad prefiere perderse en un mundo de fotos, comentarios y likes. Tu mundo de imágenes y sombras ahora es nuestra única realidad en el siglo XXI, Platón. Las redes sociales causan cada vez más una profunda brecha en las relaciones entre personas: es necesario compartir tu día a día con los demás para ser parte de esta sociedad, sin embargo, no compartes más de un par de palabras con quienes duermen bajo tu mismo techo; crees conocer a todo el mundo, pero eres incapaz de saludar cuando los tienes enfrente; hablas durante horas tras la pantalla, pero a la cara pareces haberte quedado sin palabras; tus únicos recuerdos ya no son risas y aventuras, sino unas fotos con la sonrisa fingida.

imagen disertación Laura
Ilustración realizada por Moon

Por otro lado, dentro del desastre que ha provocado esta nueva forma de comunicación, las redes sociales son una forma inmediata de comunicarnos con las personas que en este momento se encuentran lejos físicamente, hacen posible que aprendamos de lo que los demás comparten con nosotros, conocemos a personas con nuestras mismas aficiones… Y es que, dentro de lo malo, siempre hay algo bueno, pero es inevitable cuestionarme si se compensan la parte negativa y positiva de este mundo que se encuentra en una pantalla.

Realmente, por muchas facilidades y beneficios que aporten las redes sociales, es necesario que  nosotros, los humanos, tengamos conocimiento de que, como el alcohol, tabaco o drogas, ya puede observarse la dependencia que ha creado esta revolución en muchos de nosotros. Si tenéis duda de ello podéis observar cuántas personas caminan sin un teléfono móvil en la mano, cuántos niños juegan en los parques un día cualquiera a las cinco de la tarde, cuántos grupos de amigos se miran a los ojos y no a sus pantallas, ¿cuántos? Qué realidad tan triste hemos creado.

redes sociales definitivo
Graffiti de Banksy

Un abrazo, una conversación profunda a los ojos y sin miedo, sacar una sonrisa, que te cojan de la mano, hacer cosquillas, un primer beso, los gritos de tu madre, los ronquidos de tu padre, el dolor de barriga cuando te ríes con tus amigos, ver una puesta de sol en primera persona… cosas tan reales y tan humanas que ni Instagram, ni Whatsapp, ni Twitter, ni Facebook, ni ninguna otra red social pueden reemplazar. Está bien que innovemos, mejoremos, cambiemos, pero no debemos quitarnos nuestra propia libertad. Quien te quiere lo hace de la misma manera con uno o con mil “me gusta” y tus amistades no se encuentran en una lista, sino en una terraza de un bar cualquiera. Encuentra un equilibrio y cuida a quienes están a tu lado porque ellos sí estarán contigo aunque se acaben los megas, la red se caiga o tu móvil se rompa…

Andrea Talavera

2 comentarios sobre “Las redes sociales y nuestras relaciones

Agrega el tuyo

  1. He leído tu entrada varias veces Andrea, todos, bueno muchos pensamos como tú, es triste en lo que se está convirtiendo eseo de con comunicarte tan impersonalmente.
    Me has sacado una sonrisa cuando dices lo del dolor de barriga de reírte con los amigos, lo bueno que es…
    Cuántos jóvenes eso se lo pierden y ya tal vez no lo conocerán gracias a estas nuevas tecnologias.
    Un abrazo y bravo por tu genial escrito. ⚘🙋🏼‍♀️

    Me gusta

    1. ¡Muchas gracias por tu comentario, POETAS EN LA NOCHE! Nos alegramos mucho de que te haya parecido interesante y de que, además, haya conseguido robarte por momentos una sonrisa jeje

      Ciertamente es triste, como tú dices, ver la despersonalización de las relaciones humanas, tan mediadas por la tecnología…Y esa tendencia desgraciadamente comienza cada vez a más temprana edad, lo que probablemente dé lugar, con el tiempo, a una sociedad menos interesada por los demás, menos empática, más hermética, etc.

      ¡Nosotros, desde nuestra recóndita web, intentamos seguir siendo parte de la resistencia a ello! 😀

      ¡Un abrazo y gracias de nuevo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: