Dadivosa pena

En mitad de la noche anodina

es cuando más constancia se toma

de la vieja amiga que siempre acompaña

y a la vez domina las riendas de nuestra vida.

La soledad que mantiene tu vigilia y destruye la cordura.

La soledad que condena con la desidia.

La soledad inspiradora que todos necesitamos a veces.

La soledad, espectro penitente que jamás dejaré atrás.

Amante inmortal, escudera primordial de la humanidad.

Tan despreciada.

¿Por qué?

Porque no sabemos el buen uso de esta doncella.

Mi gracia, mi condena, mi eternidad, mi soledad.

Nunca por nada ni nadie, jamás te dejaré atrás.

Juan Escalona

imagen definitiva poema Juan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: