Tan solo es cuestión de tiempo

Hay un reloj en mi pared colgado.

Negros números romanos y

negras manecillas de diferentes tamaños

sobre un fondo blanco.

Lo miro y es hermoso, pero

Está parado.

Lo miro y pienso:

“podría arreglarlo”

Podría pero, ¿tendría sentido?

Él ya ha sucumbido

Y podría arreglarlo, pero,

¿acaso tendría sentido?

Sería un arremeter violento.

“Déjalo”, me digo a mi mismo,

“Tan solo es cuestión de tiempo.”

Antonio Jiménez

Definitivo poema
Ilustración realizada por Alabel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: