Caminando hacia el olvido

Pesado me siento, pesado, muy pesado

El viento aullante acuna las hojas de los sauces

Astro dorado que ilumina mi senda, no me falles, no tú también.

Qué pesados siento mis pies… mas no me detengo, e indómito, como el tiempo, sigo mi camino.

Allá a lo lejos mi destino, el precipicio hacia el olvido.

Ya no queda nadie, solo yo, un vencido que no se piensa detener.

Adelante, unos pasos, solo unos cuantos… pronto acabará el dolor.

Aún más pesado huyendo de mi compañera, la soledad… ¡No, por favor, no te acerques más!

Ya queda menos… unos pocos pasos más.

Al fin, helo aquí, el desenlace de mi andanza,

Con el corazón desbocado noto cómo me arde la sangre y pasa por mis venas.

Qué escarnio de la vida, que por querer poner fin a esta, sea cuando más vivo me siento…

Juan Escalona

Definitivo colaboración

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: