Filosofía de la felicidad

¿Qué es la felicidad? A esta pregunta se le han dado miles de respuestas. Sin embargo, en este momento nos centraremos en su significado tradicional. Entendemos la felicidad como un estado temporal de satisfacción física y mental en el que el individuo se siente cómodo a pesar de que no tenga todos sus objetivos cumplidos.

Filósofos como Aristóteles o Platón afirmaban que este sentimiento solo puede ser alcanzado a través de un conocimiento vinculado con el bien y su posterior realización, es decir, cuanto más sepas y mejor actúes, más feliz serás, pero, ¿es esto cierto?

Muchos dicen que la ignorancia es la mejor forma de alcanzar la felicidad. Todos seríamos más felices si no supiéramos ciertos datos que nos disgustan y, de igual forma, a nadie le gusta que le digan sus defectos o que le critiquen en algo que él piensa que está bien. El objetivo del filósofo que busca la felicidad no es otro que ser totalmente consciente de su propia realidad y poder aceptarla y convivir con ella de modo que esta no le impida seguir adelante y aprender más cada día.

Por otra parte, y aunque muchos pensadores intelectualistas han dejado esto a un lado, no solo se alcanza la felicidad a través del saber, aunque este sea un componente esencial de la misma. Nos esforzamos por ser racionales, pero a veces se nos olvida que tenemos una naturaleza con necesidades que no se sacian leyendo un libro o aprendiendo algo. Por esto es de máxima relevancia que el sujeto goce de bienestar físico, pues sin él nuestro objetivo se ve truncado.

A nuestro estado deseado le influyen otros tantos elementos como pueden ser la situación familiar y sentimental de la persona, que puede generar carencias que le impidan alcanzar la felicidad, aunque se sienta bien consigo mismo. Esto, incluso, puede originar trastornos y síndromes que en la mayoría de las situaciones son reparables para que de este modo se pueda alcanzar nuestra aspiración.

Sin embargo, todo lo anterior no serviría de nada si le concedemos otro significado a la felicidad. Puede que para ti ser feliz sea lograr tus objetivos personales o académicos, quizá cuando más feliz te sientes es viendo un atardecer o escuchando tu canción favorita, o a lo mejor manteniendo una conversación interesante con alguien de tu entorno. Al fin y al cabo, la felicidad es uno de los conceptos más amplios y abstractos que la mente humana aún intenta concebir.

Por último, no podemos olvidar que este estado nunca está completo y quizás sea mejor que no lo esté, pues no habría una situación contraria con la que comprarlo y, probablemente, eso nos impediría sentiríamos felices. Así pues, necesitamos también momentos de desánimo e infortunio y esto es lo que, desde mi punto de vista, constituye el perfecto equilibrio dentro de un caos de emociones. El equilibrio que nos hace poder seguir cada día. La vida.

María José Pino

 

foto felicidad definitiva

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: