Surcando los mares del destino

Anclado al nido del palo mayor,

oteas con esperanza un nuevo mundo

que a tu armazón en zozobra puso

quebrando a una bauprés y valor.

 

Distorsionando forma y color,

una mano atenaza tus entrañas

y haciéndote ver figuras extrañas,

te atrapa sin piedad, puro dolor.

 

Desconoces grumete tu mesana.

Sientes que el miedo te empapa en sudor

pues viajas sin rumbo ni capitana.

 

Y aferrando al timón pese al terror,

concluyes, quién dijo que fuera fácil

navegar entre océanos de amor.

Antonio Jesús Cabrera

 

imagen poema definitiva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: