La perspectiva (IV parte): Yügen

Blad aun escuchando la canción una vez tras otra no conseguía sacar esa idea del sentido de la vida; es más, se deprimía escucha tras escucha. Fue al banco una hora antes de lo previsto sin ninguna idea que contarle a su maestro. Tenía la mente totalmente en blanco, tan en blanco que se distrajo mirando a una niña que estaba jugando con una pelota cerca del estanque. Se quedó mirándola tanto tiempo que los padres –no sabemos si por casualidad o no- se la llevaron en contra de su propia voluntad.

Este hecho iluminó la mente de Blad. Ahora la canción tomaba sentido y ya tenía la idea de la que hablar con Mo. El chico se puso a escribir todas sus ideas en un cuaderno viejo que llevaba siempre encima y, como la última vez, Blad salió de sus pensamientos con un “glup”. Ahí estaba su viejo maestro que, otra vez, apareció como por arte de magia.

-¡Ya he descubierto el sentido de la vida! -gritaba Blad mientras corría hacia el viejo.

-Bueno, primero relájate, y cuando te hayas calmado me lo cuentas todo.

Una vez recuperado el aliento le dijo:

-Para mí el sentido de la vida es aprovechar las cosas antes de que alguien te impida hacerlo. Ese alguien es el poderoso tiempo…capaz de vencer a todo lo conocido por el hombre.

-Hmm… ¿el tiempo, dices?

Lo dijo con ese tono que Blad ya reconocía a distancia y significaba una objeción a su pensamiento.

– ¿Qué es esta vez…? -dijo el chico enfurruñado.

– Para una mente tan lúcida como la tuya seguro que nada – dijo el pintor con su típico tono picaresco. -¿Qué es el tiempo?

– ¿El tiempo? -preguntó Blad muy confuso. – Pues un periodo…en el que pasan las cosas….o una dimensión física… -contestaba Blad muy confuso y sin saber qué decir exactamente.

-Un hombre dijo una vez “¿Qué es el tiempo? Si nadie me lo pregunta, lo sé. Pero si tuviese que explicárselo a alguien no sabría cómo hacerlo”. Y es así, el tiempo no se puede definir y como no se puede definir y tú afirmas que el tiempo interviene en el sentido de la vida, entonces damos por hecho de que el sentido de la vida tampoco se puede definir, ¿no?

Blad comenzó a irse. No solo se había enfadado con Mo, sino con el mundo. Pensando en el sentido de su vida se dio cuenta que no había logrado ningún sueño de los que tenía, que siempre había trabajado sin lograr ningún reconocimiento, que no había dejado su huella en el mundo y que, en definitiva, nadie le recordaría…

-¡El tiempo es muy relativo mi joven aprendiz! Cinco minutos bastan para soñar toda una vida. ¡Así de relativo es el tiempo!

Con esas palabras de su anciano maestro, Blad se alejó del estanque camino a su apartamiento con ganas de llorar, pero no pudo…

Continuará…

Enderfin

 

la perspectiva IV definitiva
Ilustración realizada por Moon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: