La deshumanización del ser humano

No hace falta que salgamos de nuestro tranquilo hogar para notar que el mundo ha cambiado. Y aún no sabemos si es un buen cambio o un mal cambio, pero simplemente lo sentimos. No lo razonamos. Esto último, la parte de no razonar qué es lo que está ocurriendo, es lo que aquí nos ocupa.

Basta con echar un vistazo a la pantalla antes utilizada simplemente para comunicarnos, pero que ahora ha cobrado un nuevo sentido. Una pantalla negra, al más puro estilo “Black Mirror”. Y esa pantallita nos lleva a todo un nuevo mundo, un mundo de comunicaciones, la llamada web. Un simple click en ella y vemos que algo malo está pasando. Una de las partes más importantes de la historia del ser humano está en peligro de extinción, las Humanidades, popularmente conocidas como “las letras”.

Durante estos últimos años, el Gobierno de España ha decidido, siempre desde su introversión, crear una serie de leyes que restan importancia a las Humanidades, respaldándose en la teoría de que el mundo se expande a un desarrollo distinto, ahora lo que importa es lo económicamente rentable. Con esto parece que quisieran conseguir derrotar a Roma de nuevo. Parece ser que asignaturas como latín y griego ya no importan. Qué importan ahora que tenemos Internet, la fuente de todo.

A la sociedad capitalista del siglo XXI no le interesa que la gente esté formada en temas de historia, filosofía, sociología incluso… y ahí es donde entra el latín y el griego. Sin embargo, son dos lenguas que no sirven hoy en día solamente para saber un idioma o para desarrollar el aprendizaje en otros tantos, sino que también son el lenguaje universal de la ciencia, la historia, la teología e incluso la filosofía. Es por ello que, estando en la base de muchas de las disciplinas en las que no interesa que nos formemos, quieran cortar de raíz, es decir, quieran eliminar el latín y el griego de las aulas.

Hoy en día los estudiantes de carreras humanísticas (entre los que me incluyo) empiezan sus estudios con desmotivación, pues desde hace unos años les llevan diciendo algunas personas, desde los vecinos de su barrio hasta los profesores de su instituto, que sus carreras no tienen futuro profesional, sino que únicamente lo tienen las ciencias, tecnologías y las ciencias sociales.

Pero, ¿cómo sería un mundo sin humanidades? ¿Acaso hay alguna manera de detenerlas? Si la hubiera, ¿cuál sería el destino del ser humano? Seríamos simples máquinas dependientes de Internet, que no es más que una fuente creada por otros seres humanos y que probablemente hayan cometido errores que otros seres humanos leerán y tomarán como verdades absolutas.

A las grandes corporaciones no les interesa otra cosa que un pueblo que teme estudiar su propia historia, que teme aprender nuevas fronteras. Es todo un retroceso histórico desde el Renacimiento, y es que el ser humano sin humanidades no sería más que un cúmulo de carne y huesos dedicado a trabajar y consumir, nada más. Un ente sin arte, sin expresividad, mudo porque no piensa por sí mismo, y gris, muy gris.

Así que, asustemos a aquellos que nos quieren callados y sin cerebro, y aprendamos más de lo que pensábamos que podríamos, aprendamos nuevos idiomas; y filosofía; y arte; y más historia, pero no solo la de nuestro país, sino también la de Roma, Grecia e incluso Oriente y África si hiciera falta.

Celia Marín

 

imagen disertación definitiva

2 comentarios sobre “La deshumanización del ser humano

Agrega el tuyo

  1. Qué bueno, me encantó. Y es muy importante que incluso los estudiantes de ciencias naturales nos demos el “capricho”, pongamos la red de las humanidades (que siempre está formada por palabras) por debajo de la productividad y el discurso científico-capitalista. Es tremendo porque golpea dentro de la propia ciencia: las terapias psicológicas más «narrativas» son echadas a un lado (incluso nos medio-prohíben usar metáforas en los títulos de los TFG (en parte es lógico, no hay que fliparse tanto)). De fondo, creo, hay un importante deseo de controlar la subjetividad de la persona, un fenómeno que no acaba de diferenciarse de la conducta celotípica de Roberto, mi vecino del cuarto, que se enfadaba mucho cada vez que su pareja salía a la calle. ¿Y la forma de llevar esto? En mi caso, tomar el discurso científico-capitalista como una rama más de las humanidades, parecido a cuando un artista ficha por VEVO y se rodea de musicólogos y señoros/as de corbata. Aunque todo sea distinto, más enfocado al dinero, de fondo, y esto tiene una parte muy bonita, está el artista, y no solo el artista: el artista luchando en la industria. Y todo acaba en él. Lo mismo con las letras y las palabras. Y con los estudiantes de filosofía. Y los de griego.

    Enhorabuena por el artículo y saludines, Celia.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: