Hacer frente a las cadenas

Quizás sea tarde para decirte esto, quizás ya no haya salvación o quizás nunca lo leas. No quiero, ante todo, molestar, ni ser cabecilla de una revolución de tu querer contra tu deber. Quiero, estimado lector, que pienses. Porque tristemente es algo que nunca nos han dado a elegir. Nadie te ha dicho que pienses, ni nadie lo hará, y menos quien esté por encima tuya, porque ese podría ser el motivo para dejar de estarlo. ¿Por qué? ¿Por qué hacemos esto? ¿Por qué así y no de otra manera? ¿Por qué tú, o yo, o él o ella? ¿Por qué estamos siguiendo estos ejemplos? ¿Te das cuenta de que no eres tú al 100%? ¿Ves cómo se ceba con tu alma la actitud que se te ha inculcado sin preguntar? ¿Ves esas cadenas que te cuelgan? Invisibles pero pesadas. Tanto que apenas dejan andar. Andar pero no escapar de esta prisión en la que nos encierran a dedo.

Ni preguntan ni se preocupan, solo te seleccionan. Y en ti, que la llama de la sublevación no tiene mecha, queda apagada por siempre, sin fuego, sin esperanza. Suerte que a todos, junto a esa llama que no arde nos acompaña el vacío, el vacío que se siente al crecer. Al crecer y pensar. Por eso evitan que pienses, porque no podrán dominarte si llenas tu vacío con saber auténtico. Gírate, dime cuántos cuerpos constreñidos y de espíritu servil ves. Innumerables. Y dime ahora, cuántos cuerpos libres y de espíritu alegre ves. Juégatela, di que ninguno.

Descree, descree y huye, o te ‘maquinizarán’. Eres joven, pero maduro para pensar. Siente el aire, hay más como tú, solo busca, puedes hacerlo, puedes darle la vuelta a esta situación, solo tienes que pensar. Piensa qué quieres, qué sientes, qué te molesta. Y actúa, porque la acción es el brazo que sujeta el arma del pensamiento, usa ambos. Piensa quién y qué eres, piensa si te gusta y piensa qué quieres cambiar. Hazlo. Llena tu vacío de conocimiento útil, aprende a aprender de una vez. Salta, sonríe, ama. Sé tú, aprende a serlo y aprende quién eres. ¿De verdad te vas a dejar llevar porque es más fácil? Está bien, hazlo, también eres libre de hacerlo, pero que sea por principio propio, no por presión social. Que no te controlen o serán ellos quienes aprendan a someterte.

En cualquier caso, actúa. No te quedes mirando, aunque de todas formas ya eres un prisionero desde que naciste: de tu libertad. Da igual lo que hagas, es tu elección y lo sabes, no se puede no ser libre. Inténtalo. Puedes estar haciéndome caso y liberarte de tus cadenas, es decir, elegirías seguir estos pasos. Puedes ignorarme y no hacerlo, también elegirías tú qué hacer. Incluso podrías hacer lo que yo digo sin hacerlo estrictamente porque lo estés leyendo, pero también eliges hacerlo así. En cualquier caso tú eliges, y con esa actitud has de afrontar todo, sintiéndote el capitán de tu vida. Porque solo tú puedes dirigir tu barco, aunque choquen contigo, aunque las olas te muevan y zarandeen, aunque haya tormentas y aunque destruyan tu barco. Siempre, recuerda, siempre quedará algún tablón al que agarrarse y naufragar. Es eso o morir ahogado. Tú, de nuevo, eliges. Aunque, evidentemente, la libertad que tenemos no nos permite realizar todos nuestros deseos –como podría ser volar, por ejemplo-, por lo que también debemos reflexionar sobre aquello en lo que la ejercemos para no ser infelices sumidos en la frustración o la impotencia.

Quítate la venda, y no solo dejarás de sentirte esclavo, descubrirás un mundo donde la elección es natural y clarividente, sin tapujos ni tabúes. Quítate la venda y además de la libertad de la que ya gozabas obtendrás el conocimiento para usarla verdaderamente y a tu antojo. Quítate la venda ahora, hermano o hermana, y habrás salido de la cueva. Quítate la venda y habrás empezado a ver el sol.

Alejandro Ariza

 

imagen disertación definitiva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: